La salsa encantó el cuerpo de los bogotanos con son y ritmo