La Pestilencia brinda en Bogotá una fiesta enérgica y brutal